post

7 rasgos inesperados que te podrían ayudar a encontrar novia en China

novia-novio-china-tradicional-1

Una de las cosas que más me han sorprendido de mi experiencia en China es lo mucho que puede variar el concepto de pareja ideal, tanto en lo estético como en lo relativo al carácter. De hecho, uno de los temas más recurridos por los chinos a la hora hablar de los expatriados es su aparente falta de gusto y criterio a la hora de elegir novia, aunque ello apenas les sorprenda ya, dada la “peculiar” inclinación del propio Hollywood por actrices chinas, o de ascendencia china, que lo tendrían muy difícil en el gigante asiático (entre ellas la propia Lucy Liu).

Sin embargo, las chinas también muestran un gusto muy propio hacia los hombres occidentales, a los que tienden a aglutinar y jerarquizar bajo el ideal todavía dominante del WASP (White Anglo-Saxon Protestant), y esto es algo que conviene tener en cuenta a la hora de socializarse en este país.

Así pues, con la intención de que os podáis hacer una idea de lo que pueden apreciar de vuestra apariencia y personalidad, y sin olvidar que se trata de un acercamiento sin base científica, os invito a que echéis un vistazo a estos 7 rasgos que seguramente no están demasiado valorados en los países occidentales, aunque bien podrían suponer una ventaja para encontrar novia en China.

Aviso: no voy a hablar de la muy discutida ventaja en lo relativo al tamaño del pene, entre otras cosas, porque servidor ha frecuentado más de una ducha en grupo y no ha salido demasiado airoso.

Una buena napia:

¿Acomplejado por esa moda de las narices de muñequita, tan tímidas, reducidas,  y sin personalidad? ¿Cuentas con un apéndice nasal digno del famoso soneto de Quevedo? ¡No te agobies, hombre! Si te vienes a China, descubrirás que tu prodigiosa tocha sirve para mucho más que mantener el cigarro resguardado bajo la lluvia, ya que es posible que muchas mujeres la vean como un envidiable rasgo genético.

De hecho, una nariz “alta”, o bien huesuda, no sólo constituye una característica física deseable, sino que además conlleva cierto efecto de aura, otorgando a su orgulloso portador un aire majestuoso. Por otra parte, casi da igual lo larga que sea mientras no sea excesivamente gorda, ya que las mujeres chinas piensan mucho en el posible aspecto de los hijos, y ellas se encargan de calcular la napia resultante aplicando una especie de media aritmética entre la longitud de su, generalmente, chato apéndice, y la del posible progenitor.

Piel blanca hasta lo enfermizo:

Como tantos otros que nacen con un tono de piel que apenas varía del blanco nuclear al rojo chistorra, vuestro amigo aquí ha sufrido en numerosas ocasiones los chistecitos de blancuchos popularizados desde que el moreno dejó de ser considerado un rasgo indeseable de las clases bajas.

Sin embargo, en China, donde impera una peligrosa mezcla de racismo heredado de Occidente, y la tradicional preferencia por la piel blanca, este controvertido rasgo físico se convierte en uno de los mayores aliados para encontrar pareja. Una vez más, en este caso es muy probable que se aplique una especie de “media cromática” con miras a la prole, y no es extraño que ellas visualicen con entusiasmo, y nos hagan visualizar (con no tanto ardor, seguramente) una carretilla de fotos de bebés y niños de “sangre mezclada”.

Como el oso, cuanto más vello, más hermoso:

Para aquellos que también habéis padecido la caprichosa, nociva, y profundamente anti-natural moda del rasurado corporal, os traigo noticias tan buenas como para los narizotas y los paliduchos. Porque, sí, colegas peludos, aquí en China tenemos más probabilidades de que nuestra profusa barba (aunque bien afeitada, eso sí), nuestro felpudo torácico y lumbar, y nuestras engalanadas hombreras sean vistas como un exótico atributo cargado hasta los topes de virilidad.

No importa que luego os echéis a dar saltitos histéricos en cuanto os crucéis con una cucaracha, los pelajes corporales provocan una sana admiración entre los hombres chinos, algunos de los cuales no dudarán en tocar, mientras que a muchas mujeres les sigue despertando una animalesca curiosidad y atracción asociada al supuesto de la mayor fogosidad sexual de los hombres-oso.

Con antecedentes de empollón a ser posible: 

¿No te comes un rosco desde que te aficionasta a comer libros? ¿Harto de que la apariencia física se sobreponga irremediablemente a las capacidades intelectuales? Pues ya estás tardando en venir a China, porque aquí los empollones y los que mayores títulos universitarios acumulan se cansan de que les organicen citas con las mujeres más envidiadas (por ellos).

Lo habéis oído bien, aunque no os lo creáis, aquí al empollón le van a buscar las chavalas a casa, y desde la privilegiada atalaya que constituye su masculinidad hegemónica, se limita a elegir, seguro de sí mismo, la moza más despampanante que sus padres consideren apropiada, pues en China todavía pesa mucho el tradicionalismo más machista, y las chicas con estudios y con una una psicología más o menos madura no son vistas precisamente el partido ideal.

Mejor casero, por favor: 

Una de las cosas que más me cansa de las relaciones amorosas en Occidente es que siempre se espera a dar el paso en ambientes de fiesta, como si no fuese humanamente posible emparejarse sin pasar por la estúpida fiesta en casa de Mike, o por la tasca tecno-rural de la Bonifacia. En mi caso particular, aunque siempre me ha gustado mucho la jarana, reconozco que he sido un patán en esas circunstancias, y por eso mismo, al llegar a China, al igual que los menos aficionados a salir, me alegré de ver que se podía ligar perfectamente en los ambientes más cotidianos.

No en vano, en este país la mayor parte de la población no puede permitirse ir de fiesta con la asiduidad a la que acostumbramos por allí, y muchas chicas lo consideran un rasgo poco deseable para un futuro marido, de quien se espera que pase en casa la mayor cantidad de horas posible, en gran parte para evitar las tentaciones del alcohol, las mujeres, el juego, y la inestabilidad económica a la que pueden ir acompañadas (pese a que beber es casi indispensable para prosperar en los negocios).

Humildad, e incluso timidez, un gran punto a favor:

Algo que sabréis quienes hayáis pasado un tiempo en China, es que aquí apenas se valoran las excentricidades y el carácter “echado pa’lante” que tantas gracias causa en el imaginario Occidental. Por supuesto, la seguridad en uno mismo se aprecia igual que en todas partes, pero la humildad sigue siendo un rasgo psicológico crucial para adquirir cierto estatus social a través del sistema educativo y el mercado laboral.

No obstante, si, a pesar de ser ser un tío serio y responsable, acarreas el problema de la timidez, no te preocupes porque habrá muchas mujeres que lo aprecien como una garantía para mantenerte a salvo de las temidas relaciones adúlteras.

¿Que has vivido con tus padres hasta ayer? ¿Y qué?: 

Esta es una cuestión que puede resultar de lo más peliaguda en cantidad de países occidentales, y que puede llevar al garete cualquier otro punto que contemos a nuestro favor. Sin embargo, en China, donde el frágil Estado de Bienestar apenas ofrece garantías a los jubilados, los hijos que se mantienen cerca de los padres, o conviven con ellos, no son vistos como unos fracasados, sino como píos practicantes de la ética tradicional.

Por ello, aunque el ideal del hijo que crece y hereda la casa de los padres se encuentra en un rápido declive, el hecho de haber compartido vivienda con papá y mamá mientras se estudiaba o trabajaba no va a suponer un problema. Eso sí, como ya he explicado en otras ocasiones, la madre de la novia esperará que el novio se haga cargo de una vivienda independiente para el matrimonio, y no es extraño que los suegros se muden a dicha vivienda cuando haga falta ayuda con los niños o cuando lleguen a la vejez.

Eso es todo por mi parte. Si queréis leer otro artículo menos exclusivo en cuestión de género podéis pulsar aquí, y a los que queráis saber más sobre eso de tener novia china os invito a ver el siguiente vídeo.

Comments

  1. Es cierto que la piel blanca y los grandes apéndices nasales y auriculares (sin pasarse), así como otros de personalidad que mencionas, están bien vistos en China. No obstante es arriesgado basar una relación en una serie de demandas más bien “coyunturales” a menos que lo que se pretenda es precisamente la ocasional y esporádica “coyunda”. Para relaciones a más largo plazo quizá no sea tan saludable basarse en estas, y es posible que a la susodicha interfecta se le pase la apetencia por ciertos rasgos pasado un tiempo. Por otra parte, en algunos de estos como el color de piel, no está de más hacer un poco de pedagogía y explicar a la hipotética candidata las consecuencias que la segregación racial tuvo en Europa central, amén de otras lindezas que no todo oriental conoce. Por no hablar de la madurez, la iniciativa o la independencia personal, el espacio de intimidad individual dentro de la pareja y otra serie de asuntos que resultan bastante anatemas. Sobre todo a una sociedad hermética en vías de apertura que aún no ha pasado por el “destape” ni a la que se le conoce haber tenido su propia “Doctora Ochoa” (八啊).
    Luego esta el hecho de que todas las generalizaciones son odiosas, y que hay de todo, como en botica. En lo que también coincido es en que el modelo WASP anglo-alemán está valorado porque han sido de los primeros occidentales en establecerse en China y sus rasgos se asocian también con un nivel adquisitivo alto. Lo mismo que en España todos los negros africanos inmigrantes nos parecen altos, guapos, musculosos, sonrientes y de dientes blanquísimos, por un tema de “selección natural fronteriza”, aunque luego cuando uno viaja al sur los encuentra también bajitos, gordos y calvos.
    Es una cuestión de percepción y con éstas hay que andarse con ojo, ya que las modas son volubles por definición.

    • Mil gracias por tu comentario, Alfonso.

      Cierto que las inclinaciones por determinados rasgos físicos varían según modas, y que las que presento son meras generalizaciones, pero aun así, es curioso comprobar lo muy diferentes que pueden ser las preferencias estéticas en diferentes culturas. Como muy bien apuntas, la primera y la tercera quizás son más propensas a ser consideradas como un aliciente de exotismo para el “aquitepilloaquitemato”. Sin embargo, me temo que la blancura de la piel sigue tomandose muy en cuenta a la hora de elegir pareja estable, y no cabe duda de que el asunto requiere de mucha pedagogía para evitar actitudes y conductas racistas. Quizás porque a ellas se las espera más blancas que a sus maridos, yo he tenido amigas que me han dicho abiertamente que nunca se casarían con una persona africana, y que en caso de hacerlo con un extranjero, preferirían que fuese blanco, para que, a su vez, los hijos heredasen ese rasgo. Pero lo más jodido es que ellas no entienden su criterio como un signo de racismo, sino como una herencia de su canon estético tradicional. Realmente es una cuestión difícil de tratar, en parte porque no han recibido educación para prevenir ese tipo de discriminación, poco más que los anodinos eslóganes de “en China no se discrimina a nadie”. Recuerdo que una vez a mi novia le dije que si yo pensaba de forma tan racista no estaríamos juntos, pero la jerarquía blancos-asiáticos-negros está realmente muy arraigada en el imaginario popular, y muchas veces las relaciones que rompen esa jerarquía son impedidas por orden de los padres.

      Yo reconozco que lo he tenido más fácil que otros compañeros en muchos sentidos (no sólo en el tema de pareja) sólo por el tono de mi piel, pero eso no significa que me parezca justo. En cualquier caso, me alegro mucho de que el artículo, aun con sus flaquezas, haya servido para que saquemos a discusión estos temas.

      Una vez más, muchas gracias por participar. Recibe mi mejor saludo desde Changchun.

  2. Me ha hecho gracia, porqué tengo una nariz bastante pequeña (cosa que gustaba a las chicas Españolas), pero aquí mi novia de HK me confeso que no les gustaba mucho, que la preferiría más grande!
    No lo entiendo, tanto que piensan en los hijos, quieren una hija con una buena tocha?

    Un placer como siempre leerte.

    • Me alegro de que te haya gustado, Jesus.

      Parece que el asunto de la estética china tiene narices, aunque especialmente para los hombres. A mí tampoco me da la impresión de que esperen a sus hijas/mujeres con una buena napia, aunque también es cierto que las chatas tampoco les gustan demasiado. En fin, está claro que la cosa es ponerse exigente con el físico, ya sea en China como en Bilbao.

      Muchas gracias por tu comentario, y mi mejor saludo desde China.

  3. De hecho el tema “de las narices” (literalmente) viene del mismo prejuicio sobre la raza negra, porque la nariz chata y plana es la misma que procede de genes negroides centroafricanos. Pero no se te ocurra mencionárselo a una china o pensará que las estás insultando… en parte por eso les gustan las narices grandes, porque a lo que más apuntan es a narices puntiagudas de tabique óseo prominente, alejadas de las africanas, y no a las planas y chatas de la rama genética africana que emigró por India al sudeste asiático. Pero no necesariamente grandes al estilo Depardieu. Por el mismo motivo parecen preferir labios finos.
    De hecho, esta forma de pensar recuerda mucho a los cánones setenteros de las películas españolas de la época de Paco Martínez Soria en que el tema del vodevil era “mi hija se ha traído un novio negro a casa”. Por suerte ya hemos superado esa etapa tiempo atrás. Algunos.
    Al sur de China me he encontrado alguna fémina completamente traumatizada con el tono de la piel, pero eso es porque allí hay grandes grupos de población, incluso en las ciudades, cuya pigmentación no es uniforme (como ocurre en muchos animales) y presentan motas o manchas de color oscuro, tirando a negro (y a veces también albinas) en cara, manos u otras zonas, lo que les lleva a consumir grandes cantidades de productos de belleza “aclaradores de tonos”.
    El cambio pasa por una concienciación global de que, a pesar de que las sociedades prehistóricas han venido seleccionando durante milenios a los individuos con coloraciones cutáneas más uniformes, esta selección nunca es perfecta, y el hecho de que existan personas con mayor diversidad genética a este respecto no hace sino enriquecer la especie humana. Una coloración diferente en la piel no implica que se sea prehistórico (incluso se puede ser más fuerte o inteligente).
    Incluso es posible que, dado un plazo evolutivo lo suficientemente largo (de milenios) y una selección natural operante, existan personas con piel de diseños moteados o a rayas tales como los tigres, leopardos, gacelas, cebras o incluso como un nudibranquio. Desde el punto de vista científico, nada lo impide.

    • Menuda aportación más interesante.

      No tenía ni idea sobre el tema de la uniformidad en el tono, aunque encaja con muchas de las “irregularidades” que podemos ver en casi cualquier parte. Realmente fascinantes las posibles mutaciones a las que apuntas. Yo personalmente siempre he querido tener una piel más oscura y resistente al sol, porque estoy harto de quemarme a la mínima, pero reconozco que una piel a rayas o de tipo leopardo tiene que molar cantidad.

  4. De cualquier modo, la piel de los españoles es bastante ventajosa porque es versátil: es gruesa y algo velluda, lo que protege del frío, pero se pone morena con facilidad, con lo que protege del sol (no como la de los guiris). Yo no la cambiaría, aunque me sé de más de una que lo daría todo por una piel con manchitas de vaca o de leopardo… 😉

  5. Tremendo, yo que he tenido novias en China no comparto del todo lo que has escrito aquí:

    -Casi siempre he sido más blanco que algunas de mis novias pero vamos que no lo han mirado mucho. Eso sí, ellas sí que se veían a sí mismas más negras que Whoppi Goldberg… y eran un poco más morenitas que yo.

    -Napia? no sé, ya me has visto cómo soy de aspecto facial, así que la napia, aunque grande, no es lo que más sobresale. Sin embargo muchas de mis ex y alguna que otra chica, se queda flipado con la barbilla y lo ven como una cosa buena.
    Destacar que un amigo chino me dijo: desde el primer día no me gustaba esa chica porque tiene la nariz aguileña y a los chinos ese tipo de nariz no nos da buena impresión. No sé si lo has oído…igual son cosas del sur sur.

    -Empollón: sí, está bien visto y de hecho hay un aspecto machista que hay en la sociedad que es que el hombre tiene que tener un mayor grado académico que la mujer. De ahí que se diga que hay tres sexos: varón, mujer y mujer doctora. Ahora no recuerdo la razón por la que las mujeres piensan así.

    -Mono. A las chinas les encanta todo lo mono… que no quiere decir que les guste que seas un mono. De hecho dos de ellas me preguntaban constantemente y a veces pillándome desprevenido: ¿cuándo te vas a depilar todo el cuerpo? Si quieres te ayudo. (ya saber cómo son las chinas de directas xD). Aunque a otra le pasaba lo que decías en el post.

    -Tímido. Es cierto que las chinas buscan a un hombre que les vaya a ser fiel y por éso buscan a uno que sea tímido. Pero el hecho de ser tímido no te deja fuera de los exámenes de acceso a la pareja. Me refiero: una chica china te va a hacer millones de pruebas para asegurarse que no eres un playboy. A mí me las han hecho y, hasta hace un año o así, era un chaval de lo más tímido que casi no dirigía la palabra a las chicas que desconocía.
    Humildad. Es curioso este aspecto… es una falsa humildad. Ejemplo: “no, no me gusta comprar cosas caras”…5 minutos después: “mira mi nuevo (aquí pon lo que quieras). No es muy caro, solo me ha costado 200k yuanes…” Esto es lo que yo entiendo que es falsa humildad: decir que no tienes y luego fardar.
    En este aspecto creo que lo mejor para una chica es no ser ni tímido ni humilde. Hay que ser un Motherfather Gentleman. Sin ser extravagante tienes que tratar a la mujer como si fuera el centro de tu atención. Si ella piensa que quiere coger una servilleta y tú le ves la mirada hacia esa servilleta, cógela y dásela. Que ves que la chica no ha movido un dedo para coger un libro que tiene a menos de 5 metros en una estantería pero que está mirando todo el rato, por Dios! dáselo, que te lo está pidiendo.
    Y así un largo etc.

    -El tema de los padres me costó un debate muy bestia y en el que creo que salí perdiendo porque no cumplí el punto anterior de ser un Motherfather Gentleman con la chica en cuestión y darle la razón como a un mono (metrosexual y rapado, que sino la chica se asusta). Se trata de que aquí las chinas ven el hecho de que el marido tenga un coche y casa como éxito. Pero, ¿cómo con un salario mierda pueden comprar semejantes objetos de lujo? Con la ayuda de los padres. Es algo que en China, salvo que no seas un extravagante hijo de papá, las chinas ven como normal. Si tus padres te pagan el alquiler o te compran la casa y el coche no lo ven como un símbolo de debilidad o de dependencia hacia alguien del que no deberías de ser independiente desde hace años sino como algo normal e incluso loable. En este aspecto tengo (tenemos algunos) todas las de perder ya que no quiero ayuda de mis padres para muchas cosas :D.
    Ya sabes qué actitud tomé y cuál debería haber tomado 😀

    Se te ha olvidado el salario y esas cosas que, para tener una pareja estable, se mira muchísimo en China. Si tienes pasta eres Dios®. Si cobras poco pues no eres nadie. Yo que soy de magisterio pues imagínate jaja

    • Muchas gracias por este estupendo comentario, Alejandro.

      Tu repaso ofrece un contraste muy necesario de los topicos que he presentado en el artículo.

      Agradezco especialmente el apunte que haces sobre “lo mono” que, efectivamente, hace furor, y sobre la cuestión del apoyo económico por parte de los padres, la cual ayuda a contextualizar sus expectativas de cara a la jubilación. Por otra parte, veo que a ti también te tensan particularmente algunas de las cuestiones resultantes del modelo de relación padres-hijos en China, lo que me hace pensar que, en muchas ocasiones, los problemas más gordos de este tipo de emparejamientos no provienen tanto de las diferencias de personalidad más recurrentes entre chinos y occidentales, sino del modo en que nos entendemos como individuos en nuestra relación hacia los demás, ya sean padres, amigos, miembros de una organización, etc.

      Fue un placer conocerte en Wuhan, y creo que podría considerar este artículo como derivación de algunas de las cuestiones discutidas en el encuentro, así que te lo dedico especialmente.

      Una vez más, muchas gracias y encantado de contar con tu participación en el blog.

  6. Parece que al final se busca aquello que es escaso o diferenciador en cada grupo social. Por ejemplo en Japón están obsesionados por los pechos grandes, en el sur de Europa las mujeres rubias por norma general resultan más atractivas y en Polonia son las morenas las que triunfan.

  7. Joder, lo que ha costado echarme novia y doy el perfil al 90% para ser un buen tirachinas.

  8. Pues sinceramente, esta preferencia por estos rasgos que describes como rara o inusual me parece completamente normal propio de una sociedad normal. Lo que no es normal es que por aquí se aprecie al caradura, al que es un desastre en los estudios, o al vividor. Así pasa luego con los matrimonios, claro.

    • A mí también me parece así, aunque en China existe el problema de que, en muchas ocasiones, los padres se entrometen demasiado en el emparejamiento, y el resultado es el mismo: multitud de matrimonios fracasados

  9. Cuantos más artículos tuyos leo, menos ganas tengo de conocer China y su cultura. Algún día podrías escribir un artículo sobre la situación de las mujeres occidentales en China…

    • Hola Gemma,

      Antes que nada, recuerda que este es un blog personal y que gran parte de lo que cuento se basa en mi experiencia.

      Pero por otra parte, ¿para qué nos vamos a engañar? China es un país que trata mucho mejor a la inmigración masculina que a la femenina, y me consta que muchas mujeres occidentales no tienen interés en los hombres de este país porque no están dispuestos a ofrecerles el grado de libertad e independencia conquistado en nuestros países de origen.

      La verdad es que me encantaría poder escribir algo sobre su situación, pero, aparte de los comentarios que he oído de mis amigas, carezco de criterio suficiente. Si aparte del link que he dejado, quieres leer algo más en relación al tema de relaciones, puedes echar un vistazo a este artículo, aunque lo más probable es que te desanime todavía más. De todos modos, la cosa está cambiando mucho entre las nuevas generaciones, y es posible que en unos años el país sea más amable hacia las mujeres extranjeras, entre otras cosas, porque féminas no les van a sobrar precisamente.

  10. Uf, Jabiertzo, ese link que enlazas es muy heavy. No hay más que leer los comentarios que le hace la gente a la tipa (“¿Es que ya no hay filtros en Vice o qué?” XD). No comparto para nada la opinión de la señora, que ya de entrada descarta a todas las razas asiáticas porque “hay barreras que es mejor no traspasar”. ¿Como la del racismo? Pues vaya…

    • A mí también me parece un tanto racista, pero creo que puede funcionar como un resumen extremo de algunas de las quejas más recurrentes que he oído por aquí.

      Más que nada la he puesto para que a ninguna le pillen por sorpresa los escenarios más machistas que se pueden vivir en China, que es cierto que los puede haber como esos que describe e incluso peores (igual que en muchos otros países, incluidos los occidentales).

      En mi caso particular, resulta que entre mis amigas tengo una francesa y una bielorrusa que están la mar de felices con sus novios chinos, pero también es cierto que conozco muchos más casos de hombres occidentales saliendo o casados con chinas.

      De todos modos, si alguna lectora quiere compartir su experiencia al respecto estaría encantado de que lo hiciese a través de un comentario.

  11. Ay, amigo Javier, cuánta razón tienes.
    Todas verdades como puño y en todas hago tick.
    Lo único malo es que no hago tick en la más importante: el tener dinero.
    Menos mal que mis suegros después de tantos años, por fin han asumido que no soy rico. Ojalá se acabe la crisis, me suban el sueldo y lo celebren con holgura.

    ¡Te sigo leyendo!

    • Hola Carlos,

      desgraciadamente, yo tampoco hago tick en la de la pasta, y buenos dolores de cabeza que me causa cada vez que llaman los suegros. Alguno ya me ha sugerido que quizás debería organizar una agencia de turismo o de citas para los que cumplen con el perfil del artículo, igual funciona y todo.

      A ver si es verdad que se nos mejoran las cosas en el aspecto económico, aunque a mí ya hace un tiempo que me dan de comer los chinos.

      En fin, me alegro mucho de saber que sigues leyendo el blog y te agradezco mucho la participación.

      Recibe mi mejor saludo desde Changchun

      Javi

  12. Muy interesante post! Me he sentido retratado en algunos aspectos… como el tema del bello corporal XD Lo primero que les impresiono a mi mujer y su familia fue la cantidad de pelo en las piernas y el pecho que tenia… por eso que me llamen desde entonces MAO MAO (pelo pelo). Pero hay algo que aparte de la atracción fisica es algo indispensable si quieres echarte novia en China… el salario y tu nivel económico… algo que ALE JANDRO ha comentado por aquí… el examen al que te someten los padres de ella sobre si tienes piso,coche, cuanto ganas, etc… En resumen el tema economico es muy importante para ellos y ellas. Y si no tienes un buen salario puede ser mas dificil el conseguir que te acepten… ya sabes que para los chinos EXTRANJERO = DINERO… no entienden que seas de fuera y ganes un salario basico… almenos es lo que yo he vivido y sigo viviendo XD Pero eso lo estoy solucionando poco a poco 🙂

    • Hola Vicente,

      no sabes lo que me he reído al descubrir que compartimos apodo. Mi novia lleva también un tiempo llamandome Mao Mao, lo que me hace mucha gracia porque aquí ese término está más relacionado al pelo de los animales, y además se escribe igual que el apellido de Mao Zedong.

      Lo del vello corporal me parece la monda, sobre todo al ver los estereotipos y creencias que le asocia la gente. Mi futura suegra, por ejemplo, ya le advirtió a su hija que tuviese cuidado conmigo porque un hombre con tanto pelo debía ser muy fogoso, y peligraba que tuviese aventuras con otras XD

      Por lo del dinero, coincido con ambos en que es un aspecto crucial, aunque quizás no es tan exclusivo de China. De todos modos, la ecuación “extranjero = dinero” es una cruz bastante cargante, sobre todo cuando notas la decepción que se lleva la gente al descubrir que no ganas nada del otro mundo. En fin, habrá que aprovechar hasta que se den cuenta 🙂

      Gracias por el comentario y mi mejor saludo desde Changchun.

  13. Muy acertado en todo excepto en lo de la abundancia de vello corporal. A mi personalmente no me gusta, y tengo entendido que es el principal motivo por el que muchas chinas tienen reticencias a la hora de salir con occidentales… Aunque puede que sea sólo en Taiwán, pero me extraña.

    • Hola Minyi,

      tienes razón, lo del vello corporal está muy cogido por los pelos. Hay chicas a las que les atrae como atributo exótico, pero es posible que la mayoría piense como tú. No obstante, sí que es cierto que cantidad de hombres admiran este rasgo físico, y en mi caso, ya no sé ni cuantas veces me han “felicitado” por los pelajes de mis brazos.

  14. Javier Gabás says:

    Yo sólo hago un inciso para apoyar la tesis del vello corporal. Hay chicas a las que sí y chicas a las que no. Afortunadamente mi mujer es de las que sí. Le gusta acurrucarse y juguetear con el vello del pecho de su “lao xinxin”.

    Totalmente de acuerdo en lo demás con Jabiertzo en el resto del planteamiento, o al menos coincide con lo que yo he visto. Oí a un jambo decir que cuando un hombre aterriza en Asia pierde 10 kilos y pierde 10 años. No es imposible que sea cierto.

    Ahí lo dejo…

  15. jajajaja muy dovertido tu post. Es cierto lo de la nariz jajaja. A mi enamorada le encanta!! Saludos!!

  16. Que lindo

  17. Has uno sobre las chicas 🙂

  18. Vaya….yo arrasaria en china, voy a tener que ir para allá.

  19. me encanta el artículo. Gracias

Trackbacks

  1. […] 7 rasgos inesperados que te podrían ayudar a encontrar novia en China […]

  2. […] (osea, prácticamente todos los occidentales que vienen a China, aunque sé que hay excepciones), aquí tenéis una lista de inesperadas características que pueden hacer derretir a las nativas, en el […]

  3. linked here

    7 rasgos inesperados que te podrían ayudar a encontrar novia en China – Historias de China

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: