China y los videojuegos: ¿un romance con final feliz?

fantasy-westward-journey-1

Aunque la venta de consolas ha estado prohibida por el gobierno desde comienzos del 2000 hasta julio de 2015, los aficionados a los videojuegos de China llevan años haciendo lo imposible por no perderse los avances y nuevas tendencias del sector.

De hecho, incluso antes de levantarse la prohibición, no costaba demasiado encontrar tiendas y zocos más o menos legales donde se vendían todo tipo de consolas, tanto originales como pirateadas, aunque estas últimas eran la opción por defecto, debido en parte a la imposibilidad de acceder a sus respectivas plataformas online.

Sin embargo, donde más difícil lo ha tenido la censura del PCCh es en ámbito de los juegos para PC y para móviles, auténticas minas de oro a las que toda empresa ha intentado hincar el diente. De hecho, ya en el año 2011, el sector de los juegos para PC en China era el más cotizado del mundo, con un valor de más de 6000 millones de dólares.

En lo que a mi experiencia se refiere, diría que las referencias a videojuegos por parte de conocidos y amigos han sido una constante prácticamente desde el momento en que llegué a China, aunque es posible que influya el hecho de que yo mismo sea aficionado. Hace cinco años, la mayoría de los jóvenes universitarios había pasado horas frente a la pantalla de su ordenador jugando al mundialmente conocido Defense of the Ancients (DotA para los correligionarios), una modificación del Warcraft 3: Reign of Chaos.

wang-ba-china-2

No obstante, el modo en que los chinos disfrutan y siguen disfrutando a estos juegos dista bastante de lo habitual en la mayoría de países occidentales, ya que en China resulta bastante más caro hacerse con un buen ordenador y una buena conexión a Internet, y buena parte de los usuarios viven internos en los centros educativos, cuyos abarrotados dormitorios probablemente no ofrecen las mejores condiciones para jugar.

Por eso, una gran cantidad de aficionados optan por los míticos “wangba”, especie de Internet-cafés con la mejor conexión y equipos preparados para satisfacer las demandas de los usuarios más exigentes. Estos locales suelen ofrecer tarifas económicas que pueden ir desde los 50 céntimos de euro la hora, aunque el precio baja en horario nocturno hasta niveles que invitan a muchos a pasar toda la noche dándole al vicio.

De hecho, en lo que al desmadre juvenil se refiere, se podría decir que las sesiones interminables en los wangba suponen para los adolescentes y universitarios chinos prácticamente lo que las noches de bares y discoteca para sus homólogos occidentales, e igual que ocurre en el mundillo de los locales de fiesta, estas áreas de juego también cuentan con sus propios mitos y leyendas negras, como las de los jugadores hallados muertos tras varios días seguidos de juego.

salon-recreativas-china-2

Por otra parte, en China también hay cantidad de salones recreativos que operan de forma más o menos legal, pero jugar en ellos sale más caro que en los wangba, y aunque suene extraño, lo cierto es que carecen del particular ambiente que se vive en estos últimos, donde decenas y decenas de pantallas pueden destellar al ritmo de un único juego. No obstante, las máquinas recreativas ofrecen una experiencia de juego más completa y en muchos locales se las arreglan para contar con juegos que no superarían las estrictas (y en muchas ocasiones ridículas) limitaciones de la censura.

Al fin y al cabo, no debemos olvidar que hasta hace muy poco, el gobierno chino consideraba que los videojuegos tenían un efecto negativo en el desarrollo físico y psicológico de los niños, aunque también ha habido casos de juegos censurados por razones políticas, como el propio Battlefield 4, que fue prohibido por “manchar la imagen de China y poner en riesgo la seguridad nacional”.

Ahora bien, como era de esperar, basta que el gobierno prohíba algo para que su demanda se multiplique, y China cuenta con redes piratas de sobra para garantizar que lleguen por lo menos las versiones de los juegos para Hong Kong (aunque estén en chino tradicional), a las que millones de usuarios (incluido servidor) hemos jugado en consolas de segunda mano rescatadas de dios sabe qué taller de reparaciones.

our-war-videojuego-china-1

En cuanto al tipo de juegos que más gustan en el país, dentro de la modalidad online, los más populares son los de tipo multijugador masivo de rol (MMORPG), seguidos de los de tipo casual, más fáciles de aprender y menos exigentes de compromiso por parte del usuario, entre los que se encuentran los juegos de cartas o de Mahjong.

No en vano, si echamos un vistazo a los rankings de juegos online, descubriremos que sus listas se hallan totalmente dominadas por los MMORPG, en cuyo podium encontramos títulos como World of Warcraft o League of Legends, aunque el número uno lo ocupa Our War (恋战), un juego producido por Shangyoo, una empresa china establecida en Shenzhen.

Pero tampoco nos podemos olvidar de los juegos online de redes sociales, que también son muy populares entre los internautas chinos, con casos como el de Happy Farm, un juego de simulación de granjas que llegó a tener 23 millones de usuarios activos diarios, entre ellos 15 millones de trabajadores de cuello blanco que le dedicaban una media de más de 5 horas al día.

Así pues, no es de extrañar que las empresas más destacadas en el mundo de las redes sociales de China sean las que más provecho le están sacando a la industria de los videojuegos, como es el caso de la propia Tencent, propietaria de QQ y de WeChat, aunque el gigante de NetEase le sigue de cerca y cuenta con el mérito de haber producido juegos de enorme impacto en el sector, como Fantasy Westward Journey.

tienda-videojuegos-china-2

En lo que a las consolas se refiere, y aunque apenas acaba de legalizarse su producción y venta en el país, los foros y páginas de referencia, como Tgbus, en las que se promocionan y recomiendan muchos de los juegos que triunfan en Europa, Estados Unidos o Japón,  al margen de que vayan a venderse legalmente en China, como la última entrega de la saga Dark Souls, de la que me considero muy fan.

Y como era de esperar, también en China, el desarrollo de la industria de los videojuegos ha ido acompañado del fenómeno de los youtubers especializados en jugar, comentar y destripar juegos, aunque en este caso se trataría más bien de “youkubers” o “douyubers”, ya que el canal de Google sigue estando bloqueado en todo el país (a excepción de Hong Kong y Macao). Sin embargo, me atrevería a decir que, por el momento, a los jugones chinos se les ve bastante más tímidos que a sus homólogos occidentales, probablemente debido a las particularidades de su ethos cultural.

Sea como fuere, en este momento, el gamer más famoso de China probablemente sea Yu “Misaya” Jingxi, un jugador profesional del League of Legends que acumula más de 170 millones de visitas y más de 720.000 suscriptores en Youku, y de quien se estima que ya ha obtenido cerca de 3 millones de euros a través de sus vídeos y de la venta de accesorios para PCs.

Con todo, veremos si la industria de los videojuegos de China se convierte en la mina de oro que muchos auguran, y esperemos que los censores den un respiro a sus sufridos aficionados y profesionales, aunque está bastante claro que esos no se van a quedar sin jugar solo porque lo prohíba el gobierno.

4 comentarios en “China y los videojuegos: ¿un romance con final feliz?”

  1. Siempre que hay algo prohibido (alcohol, drogas) o regulación de precios (como ha pasado en Argentina y sigue pasando en Venezuela) se genera un mercado negro, que suele funcionar bajo las narices de las autoridades si se les paga para que miren a otro lado. En Argentina todos se guiaban por el precio del dólar del mercado negro, en Venezuela hay mercado negro de todo producto cuyo precio haya sido fijado por el gobierno.

    Al parecer siempre ese tipo de medidas lo único que termina logrando es aumentar los precios (porque el producto X está prohibido, o si se regulan su precio “mágicamente” desaparece/escasea en el mercado), promover la corrupción (se acepta la existencia del mercado negro, de lo contrario la situación empeora), evitar pago de impuestos, aumentar la criminalidad, y hacer que hacer cosas ilegales sea una práctica aceptable y hasta necesaria para un ciudadano normal.

    ¿El gobierno Chino logra hacer acatar las prohibiciones en forma más efectiva? (sin generar todos esos efectos indeseables). ¿O es la misma historia que tenemos en Sudamérica?.

    Saludos.

    1. Yo diría que lo que ocurre en China es muy similar a lo que comentas, excepto en cuestiones muy duramente penadas, como el tráfico de drogas. De hecho, la gente se anda con mucho cuidado en lo relativo a estas últimas, ya que basta que te acusen de consumir para que venga la policía, te registre el hogar, te lleven a comisaría y pases unos días en el calabozo (esto le ocurrió a un buen amigo hace un par de años).

      Sin embargo, con cuestiones menos graves y apenas perseguidas, como es el caso de los videojuegos o las películas y series que no pasan el filtro de la censura o la prohibición, el resultado es que cada uno hace lo que le da la gana y de forma bastante descarada. Supongo que, igual que ocurre con la mayoría de pequeños negocios, no hay un control efectivo por parte del gobierno hasta que la empresa crece, y por lo general es fácil superar una “inspección” del fisco a base de una buena cena y regalos o dinero (esto también lo sé por la experiencia de amigos cercanos).

      En fin, todo esto tiene el “lado positivo” de que resulta bastante más sencillo emprender, pero la contrapartida es que luego el gobierno no consigue recaudar suficientes impuestos para construir un estado del bienestar (¿qué menos en un país de orientación socialista?). Además, con esas dinámicas se reproduce un modelo de crecimiento basado esencialmente en la corrupción, el amiguismo, el nepotismo y todos esos ismos que acaban cargándose la igualdad de oportunidades y el espíritu democratico.

      Es decir, nada que no hayamos vivido en el presente o en épocas pasadas dentro de España o Argentina, aunque el modus operandi chino cuenta con su propio estilo.

      Muchísimas gracias por participar con tu comentario y mis mejores saludos.

      1. Muchas gracias a vos Jabiertzo, tu blog invita a pensar y a ver las cosas cotidianas de una forma distinta.
        A ver cuando viene una entrada contando la vuelta al terruño en España!!! 🙂

Deja un comentario