China presenta un “pandarraíl” suspendido que funciona con baterías

monorrail-suspendido-china-1

¿Os acordáis del Autobús de Tránsito Elevado? Sí, aquel invento que se anunció como el futuro del transporte público y que resultó ser poco más que un fraude. Pues durante las últimas semanas la Shanghai Air Train Rail Technology Corporation ha probado en Chengdu un nuevo sistema que lo supera con creces en términos de viabilidad y que sí podría convertirse en una solución eficiente y sostenible para muchas urbes, aunque los medios de comunicación no le han prestado ni la mitad de atención.

La propuesta en cuestión consiste básicamente en un monorraíl suspendido, lo cual no supone ninguna innovación en sí misma, ya que Alemania cuenta con sistemas similares desde hace mucho tiempo. No obstante, sí que se aprecian avances interesantes tanto en la infraestructura como en su sistema de alimentación.

Por una parte, pese a que cada vagón podría transportar hasta 120 pasajeros, los pilares que elevan el raíl una media de 6 metros sobre el suelo apenas tienen 80 centímetros de grosor y podrían ser instalados sin problemas en casi cualquier área de las ciudades chinas, incluidos sus transitados centros. De hecho, el jefe de diseño del proyecto, Zhai Wanming, ha señalado que hasta sería posible colocarlos en el espacio entre ambos sentidos de las vías de circulación principales.

monorrail-suspendido-china-1

Por otra parte, según las estimaciones de la empresa responsable, el coste de construcción de un kilómetro de vía para este medio de transporte se reduciría a entre un quinto y un octavo de lo requerido para cada kilómetro en una línea de metro, y no tendría un gran impacto en los niveles de contaminación acústica.

De hecho, el monorraíl en pruebas, que circula a una velocidad de hasta 60 Km/h, funciona con motores eléctricos alimentados por baterías de litio, las cuales se cargarían en una serie de estaciones que también están siendo probadas en estos momentos.

Por si todas estas ventajas no fueran suficientes, en un intento de generar simpatía hacia este nuevo intruso del espacio urbano, la empresa responsable ha decidido disfrazar su invento de oso panda, todo un símbolo de la ciudad de Chengdu, lo cual, unido a sus similitudes con los sistemas de las montañas rusas modernas, podría jugar un papel importante en su campaña de promoción.

No en vano, parece que el próximo proyecto de este tipo, planeado para el año que viene en la ciudad de Shanghai, también va a desarrollarse con claros elementos de atracción turística, así que todavía no se puede decir que exista una apuesta firme por hacer que este sistema compita con los principales modelos de transporte.

6 comentarios en “China presenta un “pandarraíl” suspendido que funciona con baterías”

  1. En Springfield les fue bastante bien, no sé por qué debería fallar.

    Fuera de bromas, parece una propuesta mucho más interesante que el megazord ese de autobús que querían meter por las calles. Personalmente me gusta mucho más el transporte al aire libre que meterte todas las mañanas en un túnel sin luz natural.

    Aquí en Shenzhen hay un monorraíl pero tiene meros fines turísticos alrededor de una especie de parque de atracciones.

Deja un comentario