post

Mini Maker Faire de Chengdu o cómo educar a base de tortazos robóticos

maker-faire-chengdu-4

Este 3 y 4 de diciembre la ciudad de Chengdu ha acogido una Mini Maker Faire, evento promovido por la revista Maker de San Francisco, dedicada principalmente a promover el “hazlo tú mismo” en el ámbito de la tecnología. Para mí esta era la primera vez que presenciaba un encuentro de este tipo, y tengo que decir que he salido encantado de la experiencia.

Como ya sabéis, China es un país que desde hace siglos otorga una enorme importancia a la educación, y todo indica que ese ha sido el hilo conductor de la feria: alimentar el interés de los pequeños y jóvenes sobre la robótica y, de paso, echar una mano a las empresas dedicadas a los juguetes y no juguetes programables. Entre los productos expuestos hemos visto casi de todo, desde papiroflexia robotizada hasta androides músicos y, por supuesto, un montón de drones revoloteando por todas partes.

maker-faire-chengdu-2

Sin embargo, la estrella indiscutible del evento han sido los autómatas de la Liga de Lucha Robótica, originaria de Taiwan (a partir de 2:35 en el vídeo). Al contrario que en los combates de Robo One y Korea IRC, como podréis apreciar en el vídeo, en esta liga se permite atacar de lado y sentado, mientras que resbalarse no puntúa en contra. Los robots pelean durante 3 minutos tratando de derribar al adversario hasta un máximo de 5 veces, con las que se consigue una victoria automática. Las máquinas suelen estar construidas con piezas de metal, aunque algunos van revestidos de piezas de plástico que les ofrecen un acabado más sofisticado.

La liga contempla diferentes categorías en función de la superficie de pisada de las patas y su peso total, cuyo límite máximo es de 3 kilos (en el vídeo estimo que pesan hasta 4 o 5). En cuanto al control de los robots, la mayoría son operados a través de mandos de consolas modificados, entre los que abundan los controladores de Playstation, aunque también hay participantes que utilizan mandos de Wii junto con una serie de sensores, consiguiendo que el robot imite sus movimientos, de forma algo parecida a lo que vemos en la película Acero Puro (2011).

Os pido disculpas si las imágenes del vídeo no son demasiado buenas, pero todavía ando un poco verde en esto de la grabación y edición de vídeo, y tengo que comprimir los archivos para poder subirlos vía VPN a Youtube (bloqueado en China). Nada más por mi parte, espero que os resulte interesante y nos vemos en la próxima entrega de Historias de China, por escrito y a todo color.

Trackbacks

  1. […] Mini Maker Faire de Chengdu o cómo educar a base de tortazos robóticos […]

  2. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Este 3 y 4 de diciembre la ciudad de Chengdu ha acogido una Mini Maker Faire, evento promovido por la revista Maker de San Francisco, dedicada principalmente a promover el bricolaje en el ámbito de la tecnología. Para mí e…

Deja un comentario

Clef two-factor authentication
A %d blogueros les gusta esto: