Instantáneas de la China “rural”.

calzada-dangyang-3

La primera vez que le dije a mi novia china que me gustaría vivir en un pequeño pueblo chino, ella me miró extrañada y como si acabara de soltar poco menos que una insensatez. Y es que el concepto que cada uno de nosotros tenía sobre eso que denominamos “el campo”, o “lo rural” apenas coincidía en otro supuesto que el de la cercanía al mundo agrario y ganadero.

Recuerdo que cada vez que le explicaba que en mi pueblo de 4000 habitantes disponíamos de todo tipo de servicios, ella me dedicaba una sonrisa un tanto incrédula. Muchos meses más tarde tuvo la oportunidad de comprobar con sus propios ojos el nivel de desarrollo económico y social alcanzado en nuestras áreas rurales, y su visión de lo que implica “levantar un país” cambió completamente.

Con China pienso que nos ocurre algo parecido, pero a la inversa. A menudo nos la ilustran a través de espléndidas y grandiosas ciudades como Pekín, Shanghai o Guangzhou, pero en los medios rara vez nos ofrecen un bocado televisivo de la China rural, esa a la que apenas se acercan los turistas occidentales y de la que millones de chinos tratan de huir cada año.

Creo que Dangyang (Hubei) es un ejemplo bastante representantivo del tipo de entorno al que me refiero.

Se trata de una municipalidad de unos 50.000 habitantes, aunque sumando el conglomerado de pueblos y aldeas que se ha tragado ya, podría llegar a varios centenares de miles. Olvidémonos de recurrir a la típica cifra de los 10.000 habitantes para considerar a un municipio como ciudad, porque en China, imaginarse un nivel demográfico más bajo resulta un ejercicio mental de lo menos representativo para su particular idea de “lo rural”, y una ilusión casi tan engañosa como la de relacionar lo rural como un hábitat alejado de la contaminación.

Sé que quizás a algunos os gustaría ver imágenes de esa aldea idílica que nos muestran en los anuncios de turismo, pero os aseguro que cuando el chino promedio piensa en “el campo”, lo que tiene en mente dista bastante de ese espejismo producto del maketing, aunque dudo que eso sea una tragedia.

Personalmente, me considero de los que piensan que lo asombroso no es amigo de presentarse en los lugares más publicitados, sino en aquellos rincones de los que se espera menos, o nada en absoluto, y así me ha ocurrido con Dangyang, un “pueblo” que probablemente nunca hubiera visitado si no estuviera ligado al origen de mi pareja.

Sé que las instantáneas que os presento a continuación no son las mejores en cuanto a ejecución, pero me bastaría con que os sirvieran para saborear la entrañable imperfección que tan a menudo acompaña al incómodo y sufrido entorno rural chino.

Tan sólo aclarar que las fotos han sido sacadas durante las vacaciones de año nuevo, lo que explica el ambiente de distensión que se percibe en muchas de ellas.

amigos-cartas-dangyang-2

Dangyang-puerta-4

bici-puente-dangyang-2

siesta-china-calle-1

china-rural-1

altar-basura-1

dangyang-guarda-2

tenderete-china-1

gato-china-2

familia-china-2

humos-china-1

familia-burbujas-1

remolachas-china-2

moto-china-5

madre-hija-dangyang-2

dangyang-granjas-2

peces-muertos-china-1

dangyang-sofas-2

botas-china-2

abuela-nieta-2

familia-dangyang-2

2 comentarios en “Instantáneas de la China “rural”.”

Deja un comentario