¿Breaking bad a la norcoreana?

metanfetamina-1

Pese a las peticiones de clemencia de Seúl, el pasado 6 de agosto, la justicia china ejecutó a dos surcoreanos por traficar con grandes cantidades de metanfetamina, la sustancia que fabricaba Walter White en la famosa serie de televisión Breaking Bad. Pero aparte de la nada novedosa crueldad con la que fueron procesados los acusados, me ha sorprendido descubrir que la droga procedía de Corea del Norte, y que, supuestamente, el plan consistía en hacerla llegar a Corea del Sur desde la costa china.

Hace unas semanas, cuando visitamos el fronterizo pueblo de Changbai, en el extremo noreste de China, los lugareños ya nos demostraron que el contrabando estaba al orden del día, aunque ni se nos había ocurrido que la metanfetamina estuviese entre los productos traficados desde Corea del Norte.

No obstante, lo cierto es que, en los últimos años, la producción de este tipo de drogas por el país liderado por Kim Jong-un se ha convertido en otra cuestión a reprochar por parte de medios americanos como Fox News, que ya señaló a las propias élites del país como principales promotoras y beneficiarias de estas actividades, mientras otros muchos diarios se han acostumbrado a informar sobre Corea del Norte como un país azotado por una supuesta “epidemia de drogadicción”.

De acuerdo con el diario surcoreano The Chosunilbo, generalmente son los estudiantes universitarios de Corea del Norte quienes, movidos por las dificultades económicas, acceden a transportar las drogas a la frontera con China. Supuestamente, se trataría de operaciones realizadas durante los fines de semana, momento que los traficantes aprovechan para acercarse a ciudades como Pyongsong o Hamhung, antiguo centro químico y farmacéutico de la república, para hacerse con la mercancía y, desde allí, tomar un tren con destino a alguna de las ciudades más cercanas al país vecino.

Según esta fuente, el célebre crystal meth de la serie americana también es consumido en los campus universitarios, pero no tanto por motivos lúdicos, sino para mantenerse concentrados y aumentar el rendimiento en los estudios.

Respecto del modo en que se hacen pasar las drogas a territorio chino, las detenciones efectuadas por la policía china señalan la existencia de varias rutas en dirección a las ciudades chinas de Dandong, Changbai, y Yanji, situadas prácticamente en línea desde un extremo al otro de la frontera.

El historial de contrabando de metanfetaminas a través de estas ciudades se remonta hasta, por lo menos, octubre de 2001, cuando la policía china detuvo  en Yanji a dos ciudadanos norcoreanos que portaban 2 kilos de mercancía, cantidad relativamente pequeña que se corresponde a la incautada en otros muchos casos detectados hasta estos días. No obstante, en el año 2004, las autoridades chinas estimaban que el país había recibido narcóticos producidos en Corea del Norte por un valor de 60 millones de dólares.

Por otra parte, y en línea con las especulaciones de medios occidentales como los previamente citados, ya en el año 2005, un procurador de Pekín señaló que, dado el nivel de control social que impera en el país vecino, debía ser muy difícil operar un laboratorio clandestino sin contar con la colaboración de las autoridades.

Mientras tanto, medios como la CNN ya han informado sobre la enorme popularidad de esta droga en el lado norcoreano de la frontera, donde estaría siendo utilizada como alternativa a medicamentos de difícil acceso.

Pero los hay que van todavía más lejos, como la periodista que firma en este diario australiano, donde se afirma que la metanfetamina es ofrecida en muchos hogares de Corea del Norte a modo de cortesía para las visitas. Además, en este último artículo se habla de la supuesta tolerancia hacia las drogas que existe en el país comunista, donde es posible obtener legalmente pasta de opio para paliar dolores, y también marihuana, a la que se conoce como “tabaco de boca”.

Al mismo tiempo, mientras algunos insinúan que es la industria farmacéutica del país la que controla el negocio, lo que, supuestamente, explicaría el alto nivel de pureza del producto, otros apuntan a que todo es obra del personal excedente de esta industria en declive, y señalan que, muy al contrario de lo denunciado por algunos, el gobierno estaría tratando insistentemente de poner fin al tráfico ilegal.

Así pues, una vez más, a la vista de lo variopinto y contradictorio de estas informaciones, no nos queda sino tratar de imaginar lo que sea que esté ocurriendo en Corea del Norte, o simplemente darnos por vencido y tratar de preocuparnos de los problemas que tenemos en casa, que seguro que no son pocos.

3 comentarios en “¿Breaking bad a la norcoreana?”

  1. Ese tipo de droga está totalmente prohibida en Corea del Norte, no sucede lo mismo con el opio, el tabaco o la marihuana, que son completamente legales.
    Me cuesta mucho creerme esta noticia ya que la fuente es de un diario ultraderechista surcoreano.
    Buscad en google la entrada “Manipulación contra Corea del Norte” del blog De Pyongyang a la Habana para ver de que pie cojea el Chosun ilbo.

    1. Gracias por la nota, amigo Kiba. Es posible que el diario tenga la inclinación política que señalas, pero el diario australiano que cito también apunta al tráfico desde los centros farmacéuticos del país, y en China hay cantidad de noticias de muy variados medios que informan sobre norcoreanos detenidos por contrabando y narcotráfico en territorio chino. Cuando visitamos la ciudad de Changbai, que está justo en frente de la ciudad coreana de Hyesan, no nos costó nada conseguir tabaco de contrabando, y la gente nos contó que es una actividad que está al orden del día.

Deja un comentario