Arte y miserias del negocio ambulante

venta-bici-china-3

Posiblemente muchos asociéis la vida social de China con la pintoresca imagen de multitud pequeños y variados negocios apiñados en calles y plazas. Sin embargo, lo que no tanta gente sabe es que la venta en las vías públicas está cada vez más perseguida en este país.

Con el aumento de las diferencias de clase y de consumo, más empresarios consideran que los puestos de venta de bienes y servicios regentados frente o sobre “su” pedazo de acera no atraen al tipo de clientes que desean.

Por su parte, el gobierno parece convencido de que lo que China necesita son las calles despejadas al estilo de las grandes urbes occidentales, y en los últimos años está llevando al extremo su muy cuestionable estrategia para que la iniciativa empresarial circule por cauces más sujetos al control de las actividades y la tributación.

señora-china-venta-1

(Abajo) Jubilado con su negocio ambulante en la esquina de una acera (el de la espada está de broma).

puesto-esquina-1

Pero al margen de que regentar un local tampoco suponga una clara garantía al respecto, dada la flexibilidad con la que se aplican las normas y leyes del ámbito económico, lo realmente cuestionable de esta política reside en el frecuentemente desmedido uso de la violencia por parte de los Chengguan, la fuerza para-policial encargada de “limpiar” las calles de vendedores ambulantes (entre otras competencias).

Por eso, hoy más que nunca, a los millones de particulares y familias que se ganan la vida de esta manera, no les queda otro remedio que mantenerse muy atentos ante esta amenaza, e ingeniárselas para poder recoger todo en segundos y desaparecer.

floristeria-ambulante-1

horno-maiz-china-2

vendedor-bici-carro-1

triciclo-costurero-china-1

Cuanto más cerca del centro urbano se trabaje, más ventajoso resulta contar con un puesto compacto capaz de escabullirse entre el denso tráfico, como el del zapatero-costurero de la foto superior, mientras que en los suburbios o zonas rurales es más fácil encontrarse con vehículos de gran tamaño (o tracción animal).

puesto-barbacoa-autobus2

venta-licor-arroz-1

burro-changchun-1

Por otra parte, mientras aquellos puestos con un “stock” más voluminoso constituyen la presa más fácil y recurrente para los “agentes del orden”, otros negociantes de más dudosa profesionalidad parecen campar a sus anchas, como los adivinos que frecuentan las proximidades de templos y lugares de culto religioso.

adivinos-china-4

Por otra parte, aunque la mayoría de estos negocios constituyen una precaria solución laboral para la parte más humilde de la sociedad china, también hay grandes empresas, entre ellas unas cuantas nacionales, que le sacan partido a eso de vender por la calle a través de métodos discutiblemente legítimos.

Por ejemplo, al pasear por calles con un mínimo de movimiento, no es extraño encontrarse con furgonetas dedicadas a vender tarjetas SIM con números de teléfono disponibles (algunos chinos tienen preferencia por determinados números), aunque no sabemos si también existen medidas contra este tipo de prácticas.

telefono-china-1

En resumen, y por paradójico que resulte para aquellos que identificamos una buena parte de verdad en las tesis del marxismo, todo apunta a que, una vez más, son los más desfavorecidos y quienes carecen de oportunidades los que se enfrentan en dos bandos -el de la para-policía y la venta ambulante- mientras adinerados y políticos se reparten los frutos del capitalismo de amiguetes. ¡Tan lejos, tan cerca!

9 comentarios en “Arte y miserias del negocio ambulante”

  1. Es una pena que esto haya ocurrido en occidente y a estas alturas que están desapareciendo los pequeños comercios ya ni hablemos de los vendedores ambulantes que no sean del top manta. Si es que para ganar dinero primero hay que pagar por paradojico que sea 🙁

    1. Completamente de acuerdo, Oscar.

      Aquí ya no se libra nadie de pagar por las buenas o por las malas para poder “emprender”. Supongo que al “levantar” un país es normal tener un poco de manga ancha al respecto, pero a los chinos que trabajan en la calle se les ha acabado el chollo muy pronto. Dudo que muchos de ellos tengan la capacidad de alquilar un local y abrir un negocio “tradicional”.

  2. A mi la filosifia del vendedor ambulante o sin tienda, no se si se puede considerar ambulanta uno a domicilio;. Me gusta mucho.

    Permite explorar un negocio sin mucha inversion, concentrar la venta en poco tiempo y tener tiempo libre, cambiar de zona para tantear las mas rentables, ir diferentes pueblos para buscar clientes, cambiar de zona segun la hora punta; a los colegios a la hora del recreo y las zonas de trabajo a la de descanso.

    El modelo actual supone una barrera de acceso grande y casi solo tener un negocio a quien ya tiene dinero o lo ha heredado. Ademas de la concentracion de riqueza en ciudad centrales (cabezas de partido,capitales), porque todo el mundo va alli y no me merece la pena montar la tienda fuera, sobre todo si es algo de comprar poco frecuente y raro. Ademas, esa ciudades centrales tiene mejores conexiones y hacen “compentencia desleal” al los otros pueblos.

    Es uno de los motivos, por los que me gusta tambien el concepto del mercadillo.

    Pero el comercio ambulante tambien tiene sus pegas para el cliente.
    No hay un sitio fijo donde reclamar y puede estafar mas facilmente y tambien puede escaquearse mas facilmente de los impuestos y legislaciones como la seguridad alimentaria.

    Supongo que el concepto de garantia no esta muy evolucionado ahi.

    Por cierto, como reclaman lo chinos, porque aqui nos quejamos a conocidos, en alguna caso al de la tienda, pero no ponemos hojas de reclamaciones.

    1. Muchas gracias por tu comentario, amigo Wallebot.

      En cuanto a la forma de reclamar, la verdad es que en China el asunto se toma más en serio de lo que muchos piensan. Por lo general, todo lo que compras de forma legal tiene un periodo de garantía, y las tiendas no suelen negarse a cambiar el producto en caso de fallo, aunque la devolución del dinero si que es más complicada. Incluso en las tiendas que venden a lo “duty-free”, y sin recibos ni garantías válidas, suelen ofrecer una garantía de palabra, o ayudada de algún documento chapucero, y no es raro que la cumplan. Al fin y al cabo, en China se vende muchísimo por Internet, y si en las tiendas no tratasen bien a los clientes, lo tendrían realmente difícil.

  3. Es el mismo proceso de proletarización de la pequeña burguesía que también estamos viviendo aquí, y es provocado por la acumulación de capitales en pocas manos, lo que demuestra que el capitalismo, a pesar de tener una primera fase prograsista y constructiva siempre acaba convirtiéndose en un sistema reaccionario y destructivo.

    1. Pues sí, amigo Kiba. Aquí a muchos les gusta recordar que China sacó de la pobreza a 400 millones de personas, y no cabe duda de que es un gran logro, pero también es cierto que los chinos llevan décadas esperando a que se construya el socialismo, y todavía la mayoría tiene que pagar de su bolsillo cuando toca a ir al hospital. Ya veremos si se consolida una clase media en China, o si el “sueño chino” acaba pinchando, porque la élite ya se ha olvidado de la segunda parte del lema “dejar que unos pocos se enriquezcan primero, para luego enriquecer al resto”. Todo apunta a que a la clase alta no le convence eso de invertir en China, y si pueden se van con su dinero a los países occidentales, donde esperan disfrutar de esos mismos derechos que negaron a sus compatriotas con tal de vender su mano de obra al mejor postor.

      1. Gracias por la respuesta 🙂
        ¿Ves que la gente en China sepa que hacer con esa situación?
        Porque allí pude ver pancartas del PCCh y ponían cosas tan absurdas como “Has de cuidar de tus mayores” o “No compres productos pirata/copias”, no me parece un papel de vanguardia, me pareció como una manera de justificarse como una fuerza política benevolente y poco más.
        No se de que manera se podría luchar en China, si creando una nueva organización o haciéndolo dentro del partido.
        Con una organización nueva se tendrían muchos problemas con el estado, y dentro del partido dudo que se pueda hacer gran cosa ya que casi con total seguridad los altos cargos lo tienen todo atado y bien atado.

        ¿Que perspectiva tienen sobre esto los chinos que has conocido?

        1. Yo creo que la clave está justo en esos mensajes de “cuida a tus mayores” que tanto se repiten en los medios, y que, efectivamente, suenan muy absurdos en un país cuyo Estado, se supone, debería hacerse cargo de las jubilaciones y la salud de sus ciudadanos. Sin embargo, en los últimos años el partido parece estar preparando un giro hacia los valores y el pensamiento confuciano, lo cual casa muy bien con esa lógica paternalista que ha usado la élite política desde Mao Zedong.

          El problema está en que la educación china tiende a reproducir la idea de la población como un ente infantil que debe ser cuidada y dirigida por los patriarcas del partido, y aunque a los chavales se les educa en ciertos aspectos del marxismo, la mayoría crece sin haber ejercitado el pensamiento crítico y sin ser realmente conscientes de las posibilidades de cambio que existen.

          Por eso no es de extrañar que en las universidades chinas nadie mueva un pelo ni diga nada sobre las protestas de Hong Kong (de momento). Y sí, es cierto que los campus están muy controlados por el partido, y que si te pasas protestando pueden arruinar tu futuro, pero la mayoría no dice nada, ni siente la necesidad de estar informado al respecto, porque eso es asunto de los mayores, es decir, de los altos cargos del partido.

          Gracias por tu comentario, y un saludo desde Changchun.

Deja un comentario