La calle de los trenes a ninguna parte

locomotora-trenes-chengdu-1

Puede que Chengdu no sea una ciudad con el atractivo cultural de Pekín o Shanghai, pero en sus calles se esconde más de una sorpresa interesante, como esta que ningún amante de los trenes debería perderse. Y es que, hace unos pocos meses alguien tuvo la curiosa idea de reutilizar viejas locomotoras y vagones en desuso para decorar y dar vida a las aceras de la calle Jinshi, adyacente al área artística de Liuli.

tren-verde-china-1

Se supone que esta iniciativa busca rememorar las viejas glorias ferroviarias de China, con sus célebres trenes verdes como máximo exponente. Quienes gustan de recorrer los raíles de este país saben bien de cuáles hablo y seguro que atesoran más de un recuerdo agridulce de las horas transcurridas en ellos. De hecho, todavía es relativamente fácil encontrarse con estos característicos vagones en muchas estaciones chinas, aunque no sería extraño que desapareciesen en cuestión de pocos años, dada la velocidad a la que se están actualizando los equipos.

restaurante-trenes-chengdu-1

Ahora bien, como muchos otros proyectos culturales, este también tiene una faceta económica, la cual consiste en alquilar las máquinas para poner en marcha algún tipo de negocio. El problema está en que, al parecer, los vagones llegaron completamente vacíos, y se ve que los encargados de los restaurantes que se han hecho con ellos todavía no están por la labor de ofrecer una experiencia muy fiel a lo que supone viajar en estos trenes.

lele-trenes-chengdu-1

Los hay que se han esforzado por recrear cierto ambiente de vagón-restaurante, pero otros se han limitado a colocar cuatro mesas y poco más, desaprovechando casi todo el potencial romántico que acompaña a estos nobles cacharros. Es bastante posible que la fidelidad de los interiores mejore a medida que estos trenes dejen de recorrer las vías. Pero, aun así, merece la pena acercarse para admirar cómo reinan la calle con su solemne quietud y robarles alguna que otra foto para el recuerdo.

tren-china-colores-1

Para Lele y para mí, esta ha sido una visita mucho más tranquila que aquella que nos llevó hasta el museo-taller de Diaobing Shan, pero la verdad es este rincón de Chengdu nos ha hecho bastante gracia, no solo porque los vagones llevan la marca de fabricación de nuestra querida Changchun (Noreste de China), sino porque entre sus reliquias se encuentra un vagón K3 de los que todavía se utilizan en el trayecto del transiberiano que va desde Pekín hasta Moscú.

tren-k3-chengdu-2

Así pues, ya sabéis, si os pasáis por la tierra de los pandas y os vais a quedar sin probar la experiencia de los ferrocarriles verdes de China, siempre os queda la opción de dejaros caer por este lugar e imaginar que estáis a punto de subir a un tren a ninguna parte.

Una respuesta a “La calle de los trenes a ninguna parte”

Deja un comentario