post

El día de los solteros en China o cómo volcar a todo un país en el comercio electrónico

día de los solteros

Como muchos sabréis ya, ayer se celebró en China el día de los solteros y las principales plataformas de venta por Internet han realizado ventas por el valor de chorrocientos millones de yuanes, embolsando tales cantidades de pasta que le dejan a uno empequeñecido y atontado, como al pensar en el número de estrellas que hay en el universo.

Pero lo que a mí más me impresiona es la rapidez con la que los agentes económicos de China han pasado a tomar la iniciativa en la creación y promoción de este tipo de “festividades”, cuyo origen y razón de ser han pasado a un plano totalmente irrelevante. Lo que ha ocurrido en China con este día no es un hecho aislado, ni mucho menos, pues en los países Occidentales también acumulamos décadas de experiencia en aquello de alterar o inventar tradiciones en nombre del consumismo y sin ningún miedo al ridículo. Pero visto desde una óptica sociológica, diría que se trata de una nueva e irónica prueba de la razón que tenía Carl Marx cuando defendía aquello de que la cultura obedece a los caprichos de los engranajes económicos.

Imaginemos el desarrollo económico chino como una locomotora funcionando a marchas forzadas y controlada por un Estado casi completamente centrado en alcanzar (e incluso superar) el nivel de vida de las primeras potencias cuanto antes. Pues bien, la aceleración de esta máquina económica ha llegado a tal extremo que incluso está acortando etapas que muchos consideraban indispensables. No en vano, mediante el enorme esfuerzo realizado en la construcción de redes de telecomunicaciones avanzadas, la tecnocracia china preparó el terreno para que el mercado nacional realizase un cambio de vías sobre la marcha y redujese la distancia entre productores y consumidores, poniendo en entredicho las expectativas de millones de establecimientos privados tras apenas 3 décadas de existencia.

Es decir, este tren hacia la prosperidad  ya contaba con un nuevo destino pero todavía necesitaba convencer a sus pasajeros de que se subiesen, y la fiesta de los solteros resultó ser una de las historietas que vino de perlas para tal fin. De hecho, como he mencionado antes, muchos chinos ya se han olvidado de dónde viene y en la red de redes hay diversas historias y teorías sobre su origen, aunque nadie sabe a ciencia cierta cuál es la correcta.

Una de las versiones más apoyadas habla de 4 jóvenes de la universidad de Nanjing que estaban algo cansados de no tener novia y que en el año 1993 decidieron buscar una solución colectiva al respecto. Una de las formas de decir soltero en mandarín es “guanggun” (光棍), término que también se aplica a un árbol despojado de ramas, por lo que estos jóvenes se inspiraron en la similitud entre dicha imagen y la del número uno para organizar una serie de actividades dirigidas a la búsqueda de pareja cada 11 de noviembre (once del once/cuatro unos). Y así es como se supone que nació el día de los solteros (光棍节) o del doble once (双十一).

Ahora bien, esta celebración no empezó a convertirse en lo que es hoy en día hasta el año 2009, cuando Tmall, una empresa de compras por Intenet, decidió darle bombo al asunto y ofrecer una serie de descuentos y animar al consumo convenciendo a los solteros de que si no tenían a nadie a su lado, al menos deberían poder darse un capricho. Pues bien, parece ser que este lema cuajó en una juventud con cada vez más presión y no pocos obstáculos para aquello de formar familia, y el éxito de la campaña supuso un enorme impulso para el negocio de las compras desde el ordenador o desde el móvil.

Es decir, a través de su intervención en la cultura popular, las empresas de este sector en auge consiguieron convencer a la juventud de que consumir a través del ciberespacio molaba tanto o más que comprar en las tiendas. Pero además se aprovechó la ocasión para desarrollar los sistemas de envíos que hoy en día entregan a los consumidores chinos productos insospechados en muchos países occidentales, aunque aquí muchos de los paquetes no se reciben en la puerta de casa, sino en una tupida red de establecimientos hasta los que uno debe desplazarse por su cuenta.

Fuera como fuese, no contentos con que la fiesta esté dirigida a los solteros, en los últimos años la razón de ser de esta orgía de consumo se ha difuminado todavía más, hasta convertirse en una especie de día de San Valentín, aunque este ya sería el tercero que celebran los chinos, pues además del 14 febrero también cuentan con su propio día histórico de los enamorados, el cual tiene lugar el séptimo día del séptimo mes del calendario lunar.

Bueno, amigos, pues hasta aquí un nuevo y curioso capítulo de cómo los medios de producción y sus relaciones dominan nuestras existencia. Pero antes de despedirme me gustaría comentar que hoy hace 6 años que mi mujer y yo nos conocimos y mañana se cumplirán 4 desde que comencé a escribir en este blog, aunque os prometo que no había esperanza económica alguna tras semejante despropósito.

Comments

  1. ¡Enhorabuena por esos seis años y cuatro años! Y por explicar tan claro aspectos tan complejos de China (complejos, al menos, para mí).

  2. Me alegro de ser extranjero en China en numerosas ocasiones. Los que viven o han vivido en China me entenderan. Para los que no, es imposible o casi imposible imaginar la presion brutal a la que se ven sometidos los jovenes chinos. Las expectativas son tal altas, lo que sus familias esperan de ellos es tanto… y, sobre todo, los requisitos de las mujeres son tan grandes para desposarse… es dificil de explicar con palabras. Hay que vivirlo. Yo no me cambio por ninguno de ellos. A pesar de que se interesan por nuestra situacion economica y futuro, los extranjeros nos libramos de bastantes cuestiones a la hora de relacionarnos. Es mi experiencia. Tengo amigos chinos que me cuentan sin reparos sus angustias y temen muy mucho quedarse solteros. Los requisitos para emparejarse en Shanghai son inalcanzables para el comun de los hombres. Pisito de 60 metros por 600000 euros, coche, buen trabajo… pensad por un momento que las mujeres en Espagna os preguntaran de entrada si podeis darles eso, para que se emparejen con vosotros. Y de entrada es literalmente de entrada porque los chinos son directos planteando estas cuestiones. Yo desde luego no. Por lo tanto, estaria probablemente sin pareja, de ser chino.

  3. Enhorabuena por el aniversario! Os deseo lo mejor y que sigas escribiendo!

  4. Felicidades a los dos, espero que sigáis tan bien como hasta ahora.
    Un abrazo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: