Debatiendo se entiende la gente

Para ignaugurar esta nueva sección y ver si se genera discusión, os lanzo unas cuestiones un tanto peliagudas:

Ante el papel cada vez más decisivo de China como potencia económica, ¿creéis que es necesario cooperar con dicho país dejando atrás las diferencias en cuanto a su concepto de los derechos humanos?

¿Consideráis que el hecho de hacer negocios con China puede contribuir a mejorar el estatus de sus ciudadanos?

¿O quizás seamos los ciudadanos de los países democráticos los que acabemos perdiendo parte de nuestros derechos por entrar en la competencia económica con dicho país?

Para participar podéis hacer click en la opción “dejar un comentario”, o en el contador de comentarios en la parte superior derecha de esta nota.

Deja un comentario