mujeres sobrantes china

China y sus “mujeres sobrantes”

Como explico en el vídeo que acompaña a esta entrada, la primera vez que me hablaron del fenómeno de las “mujeres sobrantes” (剩女) estaba estudiando en la Universidad de Wuhan y me llamó mucho la atención. ¿Cómo era posible que ocurriese algo así en un país con fama de tener muchos millones más de hombres que de mujeres?

De hecho, al margen de los datos absolutos de la disparidad entre sexos, de los que nos encargaremos otro día, hay que tener en cuenta que en muchas ciudades la balanza demográfica se invierte a favor de ellas, quienes parecen especialmente interesadas en abandonar las zonas rurales del país. Es decir, no es raro que en las ciudades desarrolladas, y sobre todo en las ciudades universitarias, parezca que la minoría son ellos. Pero es que realmente lo son.

Ya en el año 2012, cuando me encontraba en plena faena investigadora, las mujeres cursando grados universitarios constituían el 51,03% del total y también habían conquistado la mayoría en los programas de máster, con un escueto 51.46%, aunque todavía hoy se les resiste la categoría del doctorado. No obstante, las mujeres doctoras forman uno de los perfiles más asociados a las mujeres sobrantes dentro del imaginario chino.

La mayor afluencia de las mujeres al mundo de la educación superior puede estar estrechamente relacionada con su tasa de participación laboral, que se sitúa en un 63,35%, frente al 77,88% de los hombres, lo cual la sitúa como líder mundial según los datos de la Organización Internacional del Trabajo relativos al año 2016.

Ahora bien, a todos esos avances en materia económica y social se opone una visión conservadora en retroceso, aunque todavía bastante presente, que dicta que los hombres deben ser los principales proveedores de prosperidad y dignidad de la familia. Es por ello que a muchos varones les entra cierto canguelo al imaginarse junto a una mujer con una titulación superior a la suya, pues eso implicaría una inversión de los roles tradicionales y en algunos casos hasta una crisis de masculinidad convertible en objeto de cachondeo y burla.

Pero no todo es culpa de ellos, porque también está ocurriendo que cada vez más mujeres apuestan por el desarrollo de su propia carrera, posponiendo sus tradicionalmente ineludibles funciones reproductivas o mandándolas directamente a hacer gárgaras, para lo cual hace falta mucho valor en este país.

6 comentarios en “China y sus “mujeres sobrantes””

  1. ¿qué pasó con el video asociado al artículo? Aparece como “el usuario ha eliminado este video”. Sea como fuere, como dices, es para estudiar la doble vara de medir en este aspecto porque no lo he percibido en mi aún, pero si he oído comentar las reticencias que tienen algunos chinos contra “los laowais que vienen a quitarnos las mujeres” mientras al mismo lado practican esa misma reticencia a emparejarse con las mujeres tanto con un alto grado de estudios, como con cierta cercanía a los 30 años, o sobrepasándolos.

    Un caso curioso para mi fue cuando un compañero de trabajo me preguntó sobre la edad de mi chica, y cuando le dije que tenía 27, echó la cabeza para atrás en plan “ufff, vaya donde te estás metiendo amigo, si con 27 años está soltera, por algo será …”.

    1. ¡Hola, Toni! Ya he arreglado lo del vídeo pero muchas gracias por el aviso. No podría estar más de acuerdo con lo que comentas. Antes de meterse con las chinas que se emparejan con extranjeros, no estaría mal que hiciesen algo de autocrítica sobre estas cuestiones y otras como la “costumbre” de los hombres de negocios exitosos de tener queridas, como si todavía funcionase el concubinato.¡Saludos y gracias por comentar! 🙂

  2. Hojala y me puedas conseguir una esposa china, no hablaré su lengua, pero no importa, en la cama me he de entender con ella, hay t la encargo broder, si es q puedes con el paquete, soy de Puebla, México, mi mail es [email protected]

  3. Siempre me angustado las mujeres orientales sea de la alta sociedad asta la de campo e incluso traerme una a México lo más raro es k megusta el arte marcial y belleza d las mujeres a pesar de qué son estrictos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *